El mensaje del Embajador Denis Gaillard [fr]

21 de septiembre de 2020

JPEG

Queridos amigos:

Mientras celebramos la llegada de la primavera boliviana, hago votos para que esta nueva estación sea para todos nosotros, aquí en Bolivia, un momento de esperanza, después del período particularmente difícil que acabamos de atravesar desde la llegada de la epidemia de coronavirus el pasado mes de marzo.

Sé cuán arduas han sido estas largas semanas para todos vosotros, especialmente para aquellos cuyas actividades profesionales han sido duramente golpeadas, y pienso muy especialmente en los que trabajan en el área del turismo y de la gastronomía.

Por su parte, la Embajada de Francia tuvo que adaptarse a las exigencias del confinamiento y de las normas de bioseguridad y al mismo tiempo cumplir las tareas urgentes al servicio del público.

Así, hemos tenido que gestionar con urgencia el regreso a Francia de más de 450 turistas franceses varados en diferentes regiones de Bolivia, con la ayuda de dos vuelos especiales organizados por la Embajada de Francia, pero también recurriendo a los demás vuelos humanitarios ofrecidos progresivamente por las compañías aéreas.

También hemos establecido una ayuda especial destinada a los franceses residentes en dificultades por causa de coronavirus, ayuda puntual que inicialmente debía ser concedida una sola vez por el Ministerio de Asuntos Exteriores francés, pero que acaba de renovarse por tres mensualidades suplementarias de aquí a finales del año, en caso de que no mejore la situación.

La recepción del público en el Consulado tuvo que ser suspendida temporalmente, luego se reanudó con un protocolo de seguridad reforzado, y exclusivamente con cita previa.

También nos hemos preocupado de establecer visados para los estudiantes bolivianos que tienen previsto continuar sus estudios superiores en Francia (alrededor de 80) así como para la treintena de asistentes bolivianos de lengua española destinados a pasar un año en los centros escolares franceses.

Nuestros dos Liceos Franco-Bolivianos de La Paz y Santa Cruz, que se vieron obligados a interrumpir sus cursos presenciales de acuerdo con las instrucciones del Ministerio de Educación de Boliviano, han tenido que poner en marcha de la noche a la mañana un dispositivo operativo de enseñanza a distancia, y quiero rendir homenaje a los profesores que han conseguido en poco tiempo construir una oferta educativa de calidad y mantener un vínculo activo con sus alumnos. Las pensiones escolares de los dos liceos se han reducido temporalmente teniendo en cuenta la difícil situación económica, se han aumentado las becas para los alumnos franceses de familias en dificultad y - con carácter excepcional - la Agencia para la enseñanza francesa en el extranjero (AEFE) estableció becas para estudiantes bolivianos de familias afectadas por la crisis.

Nuestras cuatro Alianzas Francesas de Bolivia (La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Sucre) también han logrado saltar a la enseñanza a distancia, y quiero saludar su trabajo porque han logrado conservar buena parte de su público, e incluso aumentarlo en algunas ciudades: es así como los estudiantes de Potosí, Tarija u Oruro, que hasta ahora no tenían acceso a las Alianzas, llegaron a engrosar el número de alumnos de francés bolivianos.

Por lo que se refiere a la crisis sanitaria y social, Francia también ha estado a la altura de la solidaridad con Bolivia: se ha podido realizar una donación de material médico de 1 millón de euros, al mismo tiempo que un préstamo de 100 millones de dólares propuesto por la Agencia Francesa de Desarrollo para ayudar a las poblaciones vulnerables, a través del financiamiento de bonos sociales. Los gastos inicialmente previstos para la tradicional recepción del 14 de julio se han convertido en ayuda alimentaria para las casas de ancianos y orfanatos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba.

En colaboración con la Alianza Francesa, la Embajada de Francia también ha brindado su apoyo al mundo de la cultura, especialmente afectado por la crisis, contribuyendo a la organización de manifestaciones artísticas en modo virtual (Django Fest, Festijazz, Festival de cine Bolivia Lab, Fotofest, Danzénica...). Les recuerdo que pueden consultar la programación de nuestras actividades culturales en la dirección Facebook Agenda cultural-Francia en Bolivia

Por último, este año hemos apoyado a varias organizaciones de la sociedad civil boliviana, en particular en la Chiquitania, para acompañar la resiliencia económica y medioambiental de esta región afectada en 2019 por importantes incendios.

En un contexto sanitario y social muy tenso, este invierno austral habrá estado bien cargado, pero el año aún no ha terminado... Ahora estamos a la espera de las próximas elecciones generales, varias veces aplazadas debido a la crisis del coronavirus, al término de las cuales corresponderá al pueblo boliviano elegir a sus dirigentes para los próximos cinco años. Naturalmente, hacemos votos para que estas elecciones puedan desarrollarse en la calma y en la transparencia, y que sean así la gran cita democrática que este país necesita. Cualquiera que sea el resultado de este escrutinio, Francia estará al lado de Bolivia para ayudarla a atravesar los años que vienen y que se anuncian difíciles, como lamentablemente ocurre en todo el planeta.

A pesar de todas estas incertidumbres, les deseo un buen final del año 2020. No olviden que la epidemia sigue activa en el país y que deben tener cuidado, protegiéndose y protegiendo a los demás.

Cordialmente,

Denis GAILLARD
Embajador de Francia en Bolivia

publié le 24/09/2020

haut de la page