Proyecto ICE MEMORY : segunda expedición en el glaciar del Illimani

Recolectar muestras de hielo de los glaciares más expuestos al cambio climático y almacenarlos en la Antártida para los científicos de las generaciones futuras: tal es el objetivo de ICE MEMORY, Programa Internacional para la protección de la memoria de los glaciares de montaña. La segunda expedición del proyecto se realizará en Bolivia, en el glaciar del Illimani (6 400 m), del 22 de mayo al 18 de junio de 2017.

Glaciar del Illimani: 18 000 años de archivos climáticos

PNG

Culminando a más de 6 400 metros de altura, el glaciar del Illimani se sitúa justo por encima de la capital boliviana, La Paz, en la frontera entre la cuenca húmeda amazónica y el altiplano árido boliviano.
Tras una primera perforación profunda llevada a cabo en 1999, parece que este sitio registra una gran cantidad de información de fuentes diferentes: evolución de las precipitaciones, incendios de vegetación (en la Amazonía), emisiones de contaminantes de origen humano, contaminación urbana (en el Altiplano). Con 140 metros de profundidad y un flujo reducido del glaciar, el sitio preserva hasta 18 000 años de archivos climáticos y ambientales. Su estudio permite reconstruir el pasado de este entorno, de la última glaciación hasta nuestros días.

Una perforación peligrosa

Desde finales de abril, el equipo internacional (Francia, Bolivia, Rusia y Brasil) de 15 investigadores llegó a Bolivia y se está aclimatando. La elevada altitud del glaciar constituye la principal dificultad de la expedición y de la perforación: debido a que el transporte del material (sacatestigos, 75 cajas isotermas, tiendas de campaña…) por helicóptero hacia la cumbre del Illimani resulta imposible, será transportado con ayuda de un equipo de guías y porteadores bolivianos.
Para hacer frente a los problemas fisiológicos relacionados con la altitud, dos grupos de investigadores harán turnos durante un mes entre el campamento base (4 500 metros) y la Cumbre del Illimani. Su objetivo: realizar perforaciones en el glaciar, hasta el lecho rocoso, a fin de extraer tres testigos de hielo de unos 150 metros cada uno.
Estos «testigos patrimonio» serán posteriormente transportados por los porteadores hasta el campamento base, luego por camión frigorífico hasta La Paz y se irán almacenando poco a poco en un contenedor frigorífico.

Al término de la expedición, el contenedor será transportado a la costa chilena por camión, luego por barco hasta el Havre, antes de llegar finalmente a Grenoble. Una vez en Francia, una de las muestras deberá ser analizada en el laboratorio del Institut des géosciences de l’environnement (IGE, Francia) en 2019, para estudiar todos los marcadores químicos accesibles con las tecnologías de hoy y constituir una base de datos disponible para la comunidad científica mundial. Las otras dos muestras, como sucedió con las de la primera expedición en el Col du Dôme en 2016 (Mont Blanc, Francia), serán trasladadas a la base franco-italiana Concordia, en la Antártida, a partir de 2020 probablemente. Estos testigos de hielo alimentarán la primera biblioteca mundial de archivos glaciales provenientes de glaciares amenazados por el calentamiento global.

Hacer click aquí para saber mas detalles

publié le 19/07/2017

haut de la page