Una cooperación solidaria

JPEG

En este año 2020, la crisis sanitaria de la COVID-19 ha golpeado duramente a Bolivia y Francia. Ante esta situación inédita y a menudo dramática, Francia ha querido reforzar su solidaridad con el pueblo boliviano.

Una donación de emergencia de 1.1 millón de dólares se destinó a la lucha contra la pandemia, que permitió equipar a los Bancos de Sangre del país con aparatos de aféresis, fortalecer las capacidades de diagnóstico de los laboratorios dedicados, en particular el CENETROP de Santa Cruz, y apoyar el Hospital del Norte de la ciudad de El Alto. Se otorgó una ayuda de 185.000 euros a la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Chaco y Amazonía CIDOB Orgánica, como donación alimentaria y médica para los pueblos indígenas de la Amazonía. Por último, la Agencia Francesa para el Desarrollo, AFD, ha firmado un préstamo de 100 millones de euros para apoyar a Bolivia en su política de asistencia social (Bonos Familiares, canasta familiar).

Nuestros liceos, de la Paz y de Santa Cruz, han recibido ayudas excepcionales que han facilitado la instauración de una enseñanza en línea que nunca se ha interrumpido y que también han permitido ayudar a familias francesas y por primera vez a familias bolivianas. Nuestras Alianzas francesas han recibido también ayudas que han permitido a las y los que aprenden nuestro idioma seguir haciéndolo a pesar del confinamiento.

Los 27 asistentes bolivianos que enseñan español en Francia siempre han sido asistidos en su trabajo sin interrupción de sueldo, y hemos mantenido las becas del gobierno francés para los estudiantes bolivianos que han elegido nuestro país para especializarse.

Después de los grandes incendios de 2019, también hemos puesto en marcha un proyecto de apoyo a la sociedad civil en la región de la Chiquitania boliviana y el norte de Paraguay sobre el tema de la « resiliencia económica y medioambiental ».

En el ámbito cultural, por último, nuestra cooperación ha mantenido su acción con sus socios, financiando la participación de artistas franceses en sectores tan variados como el cine (Bolivia Lab, Islab, tesoros de las cinematecas), la música clásica (Campamento musical), el jazz (Festijazz, DjangoFest), el rap (Nuna Uma), el teatro (lecturas dramatizadas con el teatro El Grito, representación en Nuna), la danza contemporánea (Danzénica) o las artes plásticas (Bienal de Santa Cruz, exposiciones virtuales en la Alianza Francesa). Nuestras Alianzas francesas, de Sucre, Cochabamba, Santa Cruz y la Paz, se han movilizado ampliamente para ofrecer a sus respectivos públicos una oferta cultural en línea de alta calidad. Felicitamos y damos las gracias a los artistas e instituciones bolivianas que han sabido adaptarse a esta situación.

Estos esfuerzos, realizados con cargo a presupuestos públicos franceses, son la manifestación clara del interés y la solidaridad de Francia con Bolivia, confirmando los lazos de amistad que unen a nuestros dos países desde hace tantos años. Se añaden, por supuesto, a todas las acciones ya en curso en los ámbitos del agua y del saneamiento o incluso de las energías renovables, del patrimonio, de la investigación científica o de la arqueología
Cordialement,

Denis GAILLARD
Embajador de Francia en Bolivia

publié le 04/11/2020

haut de la page